Llegué a los 30, y ahora qué?

Esta es una conversación que tuve con una de mis mejores amigas cuando cumplí mis 30, porque sí, el año pasado cumplí mis 30 primaveras, y estoy segura que como yo, muchas habrán dicho, que a los 30 ya somos grandes y tendremos toda la vida resuelta y… spoiler alert!!, no fue así… pero no se asusten… los 30 son una etapa muy bonita. 

La verdad es que desde siempre tuve un tema con la edad, yo tenía mi vida totalmente planificada, y los 30 siempre fueron para mí una edad que marcaba el fin de una etapa, tenía todo un checklist de todoooo lo que tenía que haber logrado a ese punto, y a ver, se imaginarán que fue lo que pasó… me sentía totalmente frustrada y como un fracaso cuando revisaba mentalmente aquella lista y  no tenía ni media meta lograda.

Cuando tenía, no sé, unos 16 años que empecé a preguntarme que quiero hacer el resto de mi vida, fue allí como buena virgo que empecé a hacer mi lista, mi plan de vida. Para mí la cosa iba así, dividí mi vida por etapas, primero una carrera de 5 años es decir a los 22 ya tengo que estar graduada, luego comprarme el auto, luego casarme a eso de los 25 para a los 28 tener mi primer hijo y luego el segundo, mi meta en la vida siempre fue ser esposa, ser mamá, pero no dedicarme solo a eso, si no tener una profesión que me permitiera modificar mis horarios, o al menos una en que los horarios fuesen lo más flexibles posibles.

¿Por qué diseño de modas? A ver desde pequeña fui la niña más coqueta, me encantaban los collarcitos, los anillos, cortarme el cabello de todas las formas y  tenía cierta facilidad para las manualidades, amaba hacer los proyectos distintos y debo decir mi mamá influyó mucho en eso, siempre me dijo no hagas las cosas iguales a los demás, no siempre sigas exactamente las reglas, no tienes que romperlas para hacer algo bueno y distinto, así es que lograrás destacar, y aunque quizás nunca se lo he dicho, ese consejo lo recuerdo siempre e intento aplicarlo cuando mi mente de seguir las reglas me agobia y no me deja experimentar con cosas distintas. Pero bueno retomando un poco, escogí esta carrera porque dije monto una empresa de ropa o accesorios y listo manejo mi tiempo. 

Excelente logré graduarme, pero no a los 22, no con la carrera de 5 años, terminé con el novio con el que pensaba que me iba a casar, y mi país empezó a complicarse económicamente lo que hizo bien complicado emprender… esto descuadraba totalmente mis planes, y si algo tengo yo es que sí,  soy super planificada pero no tengo miedo a empezar de nuevo para lograr esa meta que tenía entre ceja y ceja, de antes de los 30 tener marcado todos esos checklist, o la mayoría de ellos. 

Luego de una series de acontecimientos que dieron vuelta a mi vida, una ruptura amorosa muy dolorosa ( esto es como un cliché pero fue así), de que mi mejor amiga se fuera del país, de mudarme de mi casa por discusiones constante con mis padres, hasta finalmente tomar la decisión de irme de mi país, nada de esto estaba en mi checklist ese que hice a los 16, porque lección que aprendí es que, nada nunca pasa tal cual como lo planeas, pueden ocurrir millones de cosas tanto para bien como para mal que modifiquen el plan y ahí empecé a entender un poco el tema de que hay cosas que no podemos controlar. 

Entonces bueno me fui de mi país, actualicé el checklist, lo de los hijos podía esperar un ratito más, la empresa puede ser digital, pero primero a conseguir un ingreso para mantenerme aquí, sorpresaaaa, nada fue tan fácil como pensé, y sí me vi llegando a los 30 prácticamente sin ninguna de esas metas cumplidas, pero extrañamente no me sentí como aquella vez a los 24 o 25, esta vez no, esta vez no entré en pánico, esta vez agradecí el ahora, que a pesar de haber estado en un lugar bien oscuro unos dos años atrás, pese a lo que muchas personas me hicieron sentir y creer, ahí estaba siendo mejor persona que antes, teniendo nuevas amistades que me quieren a mí por lo que soy y que valoran mi presencia, y me di cuenta que nunca necesité estas «metas» para sentirme feliz y plena, eso era algo que tenía en mi cabeza, y a veces esa felicidad está en comerte algo rico cuando quieres, o reír con tus amigas así sea a distancia, o tomarte esa taza de café mientras ves por millonésima vez ese capitulo de tu serie favorita en netflix. 

Para mí tiene algo de sentido esto que dicen «los 30 son los nuevos 20» y no lo veo como una forma de justificar nuestro miedo a crecer ( aunque parezca jaja) lo veo como que, en la actualidad en este mundo lleno de oportunidades, estamos constantemente en la búsqueda de quien queremos ser, no nos conformamos con esa decisión inicial que se tomó con premura en la adolescencia, doy gracias que esta generación se perdona, se permite ser y fracasar, y sí todavía hay montones que te juzgan, pero también hay muchísimos más que te entienden y te apoyan, y los encuentras en lugares que no imaginabas como en un blog. Espero que sientan que pueden contar conmigo porque crecer duele, ser adultos es complicado y mi humilde opinión es que tenemos que ayudarnos e intentar hacernos esta vida más fácil, no seas tan duro contigo mismo, no se sientan mal si no logran esos checklist y seamos empáticos que así como estamos nosotros pasando por esto, el de al lado está igual. Los quieroo mis amores… bye! 

3 comentarios en “Llegué a los 30, y ahora qué?”

  1. ¡Me encantó este escrito! Me siento totalmente identificada, ya casi me acerco a los 30 y desde los 28 mi mente colapsó un poco, hasta que tomé la decisión de salir de mi zona de confort y dejar de pensar tanto en lo que para lo sociedad está bien. Aprendí a no ser tan dura conmigo misma y no pensar tanto en lo que me falta por hacer sino en lo que he podido lograr y lo que estoy haciendo AHORA para sentirme feliz y para que me lleve a lograr mis nuevas metas. Disfrutando y aprendiendo siempre del camino. La vida es muy corta y sólo tenemos una para vivirla, para cometer errores , para probar nuevas cosas. 💕 Y esa es mi humilde opinión jaja Espero seguir leyéndote 🙌

  2. Qué linda moraleja la edad.. hace poco en una serie asiática hablaban sobre las perspectivas de vida que se tienen según la edad y el enorme complejo que ocasiona la sociedad y la cultura en las tomas de decisiones y realmente me parece que cada uno debería cumplit su ciclo o quemar etapas acorde a lo que vive a diario sin pensar tanto en lo que los demás esperan….

    1. Sí imaginate la cultura asiática es tan distinta a la nuestra y así en cada cultura y sociedad es distinto, pero por lo general siempre te imponen ciertos tiempos, la verdad es que una de las cosas que aprendí fue a no trazarme metas a tan largo plazo porque terminaba frustrada, es bueno tener metas pero ser flexibles y disfrutar un poco de la vida sin crearnos tantas altas expectativas! Muchas gracias por leer y comentar! 🙂

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *