El valor de la amistad

Esta entrada va dedicada a todas mis amigas, las del colegio, las de la uni y las de la vida. 

Mi abuelo era una persona de un carácter muy fuerte por lo cual mis tíos y mamá no acostumbraron a tener amistades que fueran a su casa.

Yo también crecí con esa misma regla, en mi casa casi nunca se celebró mi cumpleaños con muchos amigos, las reuniones grupales se hacían siempre en casa de alguien más, igual que las pijamadas etc. 

A lo largo de los años mientras crecí,  fui conociendo personas, y creando vínculos  lo que me hizo entender lo importante y lo bonito de la amistad. 

En Venezuela logré «pertenecer» a un grupo de amigos con los cuales la verdad me esforcé muchísimo, por ser parte de su «grupo», la verdad es que miro atrás y nunca me sentí parte de ellos, nunca tuvieron algún gesto que me hiciera pensar que me valoraran como amiga, o al menos como persona, pasé todos mis 20s estando allí para ellos, no falte a ningún cumpleaños, boda, bautizo, funeral, estuve literalmente para ellos en las buenas y malas… 

Emigrar y la amistad 

Fue entonces que me fui a vivir a Argentina y aquí me reencontré con Gaby, que aunque fuimos compañeras de clases solo por 2 años y pasamos unos 3 años sin hablar, sin pedírselo, sin hacer un «esfuerzo» me hizo sentir como en casa.

Ella me presentó a su grupo de amigas: Pao, Dani, Osky y Ale, sin ellas saberlo fueron las que me salvaron de los difíciles momentos que estaba viviendo en ese momento.

Lo más lindo es que no sabían nada, fueron ellas y me dejaron ser, valoraron mi compañía, me hicieron sentir a mí, una extraña que nunca habían visto, como parte de una familia, que todos los que emigramos sabemos lo mucho que extrañamos eso. 

Allí me di cuenta de varias cosas, así como el amor, las verdaderas amistades, fluyen, no se trata de hacer un esfuerzo, entendí que es demasiado importante de quien te rodeas.

Eso de que eres la suma de las 5 personas que más frecuentas es totalmente cierto, por eso es importante rodearte de personas que vean lo bueno en ti, que te ayuden a progresar, que avancen contigo y crezcan, que tengan los mismos valores y donde te sientas querido. 

Un Detox que todos necesitamos 

Yo hice hace uno dos años un detox de amistades, empecé por redes sociales, los borré (eso fue todo un tema, ojalá hubiese existido la opción de silenciar) o me alejé.

En ese momento para mí ya no era sano, ver el poco interés que tenían en saber de mí, personas a las cuales les dediqué muchos años, no les interesaba ni preocupaba en lo más mínimo como me estaba yendo.

Y me di cuenta que eso no es amistad, debo admitir que hubo ciertos daños colaterales, hay par de personas (literal 2) que no hubiese querido eliminar, pero mantenerlos en mi redes era seguir manteniendo a los demás, así que mejor cortar por lo sano. 

Aprendí que cada persona tiene un papel en nuestras vidas, hay amistades que son solo de un viaje a la playa, otras que funcionaron cuando estabas en el colegio, hay amistades para rumbear…

De este tema podría hablar muchísimo más, quiero decirles que si tienen amistades tóxicas, no tiene sigan allí, no se sientan obligados a tener a personas a su alrededor, no es necesario créanme.

Es probable que haga una segunda parte de esto porque me quedaron cosas por contar, pero no quería hacerlo demasiado largo. 

Dejen en los comentarios si tienen amistades toxicas, si consiguieron amistades nuevas cuando emigraron, si perdieron viejas amistades… esto es para todos y quiero saber sus historias tambien.

Gracias a todos los que nos leen.

4 comentarios en “El valor de la amistad”

  1. Hola! Sí, me pasó varias veces que tuve que cambiar y decir basta, esto no me está haciendo bien. Seguir saliendo con estas personas es salir para pasarla mal. Por un tiempo me cerré a conocer nuevas personas y me di cuenta que es todo lo contrario. Vas encontrando de casualidad, a gente en el camino que se van quedando y resulyaton ser muy buena gente.
    Es así, uno va conociendo gente y te vas quedando con los que te hacen bien, te apoyan y te alientan para que sigas adelante.

  2. Hola chicas!
    También me ha pasado de tener que sacar de mi vida amistades, algunas salieron solas, con el tiempo. Pero en específico una, tuve que sacarla de mi vida. Casi de un día para otro… era una amiga cercana, de un grupo de amigas. Nos quedábamos muchisimas veces en casas de todas, incluyendo la de ella. Sin embargo por distintos motivos(muchos) esa persona se encargó de hacer sentir mal a cada una de las que conformaban el grupo, para ser más específica, siempre quería estar con el chico que nos gustaba a nosotras, incluyendo a nuestros exs.. tenía una necesidad de acercarse a cada uno de ellos.. y no fue si no con la suma de todas las distintas pero parecidas situaciones que nos dimos cuenta; la queremos, la pasamos bien con ella, esta en las buenas y en las malas PERO nos hace mal, dándose o no dándose cuenta, nos está dañando a cada una por separado.

    Sin duda, una amistad tóxica. Ya hace más de 5 años que no forma parte de mi vida. Y cuando la recuerdo me viene una sensación muy rara, porque realmente le llegué a tener mucho cariño, realmente pase momentos muy cercanos con ella, lloré con ella, me reí con ella, le conté mis secretos y ella a mi los suyos. Pero sin darse cuenta (quiero creer que no se daba cuenta de lo que hacia) ..dañó todo.

    Hay amistades que nos suman, SIN restarnos. Y esas son a las que debemos aferrarnos.. por eso hoy en día me rodeo de las amigas que sé que no me restan y si me suman muchísimo, me llenan de risas y de una sensación muy linda como con la que me fui este domingo que las vi!

    1. Ay que mal ese situación!, sí es preferible pensar que quizás no lo hacía con mala intención o simplemente inmadurez, siempre pienso todo pasa por algo, es seguro que tanto a ustedes como ella esto les dejó una lección. Es más importante tener una paz mental y tranquilidad espirtual que uno que otro rato bueno… el tema de las relaciones entre humanos es complicado y siempre vamos aprendiendo!! Un besitoo Ale y gracias por leernos y escribirnos! 🙂

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *