6 Ejercicios para empezar a meditar

Como ya les comenté en un post anterior, llevo meses practicando la meditación y me ha ayudado muchísimo en mi tema de ansiedad y estrés. 

Para conocer los beneficios de la meditación ve a mi post El hábito de meditar 

Si estás interesado en comenzar con esta práctica milenaria, te comparto 6   ejercicios para empezar a meditar, fáciles de aplicar pero que requieren práctica y constancia. Se trata de ejercicios variados,  los cuales puedes ir combinando e intercalando.

1. Enfoque en respiración

El primero de los ejercicios para meditar es uno muy básico, se enfoca en la respiración, ya que este es un elemento clave de esta práctica. Es normal que, si nunca has meditado, al principio te cueste controlar la respiración y concéntrate  durante tanto tiempo.

Así que, el primer paso es concentrarnos e intentar olvidarnos del resto de elementos distractores del entorno. 

2.  Observación objetiva

Otro de los ejercicios  que se le puede ir añadiendo progresivamente al anterior, es uno en el que se pone en práctica la observación de los pensamientos de manera objetiva. Se trata de sentarnos, con los hombros y brazos relajados, y dejar que los pensamientos fluyan, en silencio.

Al principio será normal tener multitud de pensamientos; debemos enfocarnos en observarlos, sin intervenir, sin recrearnos en ellos y sin juzgarlo.

3.  Pensamientos positivos

Este ejercicio al igual que el anterior, se puede ir sumando a los ejercicios iniciales de respiración. Consiste en crear pensamientos e imágenes positivas a medida que ponemos en práctica la meditación (cerrando los ojos y atendiendo a nuestra respiración).

Las imágenes pueden durar unos minutos en nuestra mente. El objetivo de este ejercicio es doble; por un lado, relajar la mente y por el otro, fomentar en nosotros una actitud más positiva y serena hacia la vida y hacia uno mismo.

4.  Cuenta regresiva

Su objetivo es mejorar la concentración, evitando los estímulos distractores. El ejercicio consiste en colocarnos en una posición relajada, con los ojos cerrados y empezar a contar hacia atrás poco a poco.

Se puede hacer susurrando o bien mentalmente. Podemos empezar desde números altos (por ejemplo el cien), y retroceder hasta llegar al cero.

5. Ejercicio de Body Scan

Otro de los ejercicios para meditar es el “Body Scan”. Se trata de repasar las diferentes zonas de nuestro cuerpo mentalmente, centrando nuestra atención en las sensaciones que nos produce cada una de ellas.  Primero relajaremos todo el cuerpo, y después, dejaremos la mente en blanco.

Poco a poco, iremos focalizando nuestra atención en cada una de las partes de nuestro cuerpo (normalmente se hace por grupos musculares). Es un ejercicio para conectar con el cuerpo, para observarlo sin juzgar, aceptando la información y las sensaciones que éste nos proporciona. Normalmente, lo que se hace es empezar por los dedos de los pies, y seguir hacia arriba (hasta la cabeza).

6. Ejercicio con movimiento

Lo ideal es realizarlo en un sitio donde predomine la naturaleza (por ejemplo el campo o la playa), aunque en casa podemos hacerlo tranquilamente si tenemos jardín, terraza o un hogar más o menos grande.

Consiste en dar paseos conscientes, mientras focalizamos nuestra atención en las sensaciones de nuestro cuerpo, en el sol, el sonido de la propia naturaleza y las emociones que todo ello genera.

Espero puedan disfrutar de esta maravillosa práctica. 💕

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *